Posts Tagged ‘Bariloche’

Chocolates que traspasan fronteras

18/11/2011

La tradicional marca de Bariloche trascendió la Patagonia y crece a través de franquicias, también en el exterior. La firma apuesta a la diversificación y la expansión sobre pasos firmes.

Goye es el apellido de un grupo de inmigrantes suizos que llegó a la Patagonia remota alrededor de 1860. Fueron los pioneros fundadores de Colonia Suiza, ubicada a 25 kilómetros de Bariloche. Allí, cuenta la historia, empezó a hacerse conocido un personaje notable por sus tortas y dulces caseros: la abuela Goye. Este emprendimiento original de la familia Goye, se fue nutriendo de la influencia de otras familias de distintos orígenes -austríacas, italianas y propias del sur argentino-, haciendo que los conocimientos en repostería y chocolatería adquirieran los mejores matices de cada una de ellas. De esta manera y, desde hace más de 30 años, Abuela Goye se convirtió en uno de los referentes regionales en materia de chocolates, dulces, licores y helados.
En 1974 comenzó la producción de chocolates Abuela Goye en el centro de Bariloche, de manera muy artesanal. La industrialización fue un proceso inevitable para los chocolateros que, en 1986, abrieron su primer local en la ciudad de Bariloche. Dos años después, con el segundo local, incorporaron helados, como un anexo pensado para la contratemporada, cuando la venta de chocolate bajaba en forma considerable. “El resultado fue muy bueno y así pasamos al modelo mixto, con un producto de alta calidad”, cuenta Ricardo Tissera, dueño de la empresa e hijo de una de las fundadoras, Susana Tissera.

Trascender la Patagonia

También en ese momento comenzó el plan de expansión de Abuela Goye, que se llevó adelante de la mano de locales propios, primero, y franquicias, después. “Cuando la marca empezó a hacerse conocida, comenzaron a acercarse inversores con propuestas. Al principio tuvimos temores, porque la mayoría de nuestros clientes estaban en la Patagonia y pensábamos que abrir en Buenos Aires mataría un poco la magia de llevar el regalo de chocolate”, admite el empresario. Sin embargo, tomaron la decisión de hacer la prueba. Empezaron por abrir un local propio en Galerías Pacífico (en 2002), apuntando a un target de turistas internacionales. “Fue una buena experiencia porque nos hizo ver que la marca no se limitaba a la región patagónica”, cuenta. De todos modos, el crecimiento continuó paso a paso. “Nunca hicimos grandes campañas de difusión; el crecimiento fue gracias al boca a boca”, dice Tissera.

Hace cinco años inauguraron el segundo local, cerca del primero, en la peatonal Florida, animándose a un emplazamiento más popular y con alta circulación. Y luego, los chocolates pasaron a venderse también en Plaza de Mayo. Tras esa exploración del mercado, se lanzaron a las franquicias. El debut fue en Río Gallegos (2006). “Fue una doble apuesta; animarnos al sistema y, al mismo tiempo, en una ciudad sin mucho turismo”, cuenta el empresario desde el flamante local que acaban de inaugurar en Puerto Madero. Por caso, la inversión de la franquicia en esta chocolatería (75 metros cuadrados, aproximadamente), ronda los u$s 150.000. En Buenos Aires, las ventas se dividen en tres segmentos: cafetería, helados y chocolate, distribuidos en tres tercios similares. En otros lugares patagónicos, el 45% de las ventas se las llevan chocolates y alfajores; el 20% helado y el resto cafetería.
Actualmente, la firma tiene 12 locales: en el Chaltén, Río Gallegos, Bariloche, San Martín de los Andes, Buenos Aires y Cariló. Pero también están Paraguay y Brasil.
La producción de chocolates y helados se centraliza en Bariloche, y de allí se distribuye a todos los puntos de venta. La logística está tercerizada y los productos llegan, a Brasil, por mar, y a Paraguay, vía terrestre. En este momento, la empresa tiene en marcha un proyecto para levantar una planta de producción unificada que demandará una inversión de u$s 1,5 millón. “Estamos negociando un préstamo a una buena tasa. La inversión en tierra y maquinaria está avanzada, nos faltan los fondos para la construcción de la planta”, dice el emprendedor, que agrega que cuentan con un terreno sobre la Ruta 40, a 7 kilómetros de Bariloche, para armar el centro de producción.
La empresa está dirigida por dos hermanos socios: Ricardo (gerente Comercial) y Sergio (gerente de Producción). Los padres siguen participando en la empresa, pero “a su ritmo”, dice el hijo que se sumó a la organización a principios de los ’90. El ingreso de la nueva generación, evalúa, le dio una dinámica nueva a la empresa, ya que los hijos encararon una renovación y re-styling de la marca. El objetivo es seguir la expansión pero con la misma cautela que hasta ahora. “Queremos crecer con franquicias y exportaciones pero paso a paso. La experiencia y la marca nos permiten estar cada vez mejor posicionados”, afirma.
Daniela Villaro

Perfil

n Locales propios: 7
n Franquicias en Argentina: 6
n Franquicias en el exterior: 3 (Brasil y Paraguay)
n Empleados: 96
n Facturación: $ 28 millones (último ejercicio)

Fuente: Cronista


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 468 seguidores